Albacete Troglodita

La Solana de las Covachas. Nerpio

La Solana de las Covachas. Nerpio

Nerpio, Socovos y Yeste serán unos de los destinos que debes apuntar en tus rutas por Albacete si eres un amante de las pinturas rupestres y cuando haces turismo rural te mueres por encontrar y disfrutar de vestigios de la actividad de la raza humana de épocas prehistóricas.

En estas tres localidades son varias las cuevas y abrigos cuyas paredes todavía hoy dan fe del pasado troglodita de Albacete. Las más antiguas datan de 15-10.000 años antes de nuestra era, mientras que algunas habrían sido pintadas ya en el Neolítico, hace apenas 2.000 años de del comienzo de la era cristiana.

 

Arte Rupestre Levantino. Socovos

Arte Rupestre Levantino. Socovos

En Yeste, cerca del Rio Mundo y de Ayna, está la Cueva del Niño y las pinturas rupestres más antiguas, ya que fueron pintadas en el Paleolítico superior. Por el contrario, en Socovos, estarían las “más jóvenes”. En la Solana del Molinico, en el extremo oriental de la “Loma del Conjuraor”, podremos visitar dos abrigos de amplias dimensiones y una repisa apenas cubierta con representaciones humanas, animalisticas y ramiformes en colores rojos de diferentes matices, típicas del esquematismo del Neolítico.

 

Cuevas del Niño. Yeste Paleolítico Superior

Cuevas del Niño. Yeste Paleolítico Superior

Pero es en Nerpio donde se encuentra los conjuntos rupestres más famoso y de mayor trascendencia de Albacete. Por un lado, la Solana de las Covachas, donde se han encontrado un total de 199 pinturas, tanto de figuras humanas como de animales, que fueron pintadas entre 5.000 y 2.000 años antes de nuestra era, por lo que allí veremos tanto el tradicional arte rupestre levantino, como el de la Edad del Bronce. Por otro, y datadas en la misma época, están las pinturas rupestres del Torcal de las Bojadillas.  Descubiertas en la década de los setenta del siglo pasado, allí se han censado cerca de 300 pinturas de carácter naturalista.